Claves para saber cuándo necesita un gestor documental en su empresa

Puede que no llegue a la altura de ser una escena de esas míticas de Groucho Marx y compañía pero seguro que en su oficina a menudo se ha encontrado con secuencias disparatadas al a hora de localizar, clasificar y ordenar con acierto todos los documentos críticos de su organización.

Mucho hemos hablado en este blog de cuáles son las bondades de utilizar un buen software de gestión documental en la empresa. Productividad, eficiencia y eficacia son las tres palabras para nosotros casi fetiches que definen bien los beneficios de dejarse querer por esta herramienta diseñada para gestionar toda la documentación de una empresa de una forma eficaz e inteligente y dar un paso más hacia la madurez digital en el ámbito que nos toca: el empresarial.

Sin embargo, nunca nos hemos planteado cuáles son aquellos indicadores que señalan cuándo una empresa debe tomar la decisión urgente de abandonar el papel y apostar por una gestión documental inteligente, capaz de hacer mucho más fácil todos aquellos procesos en el manejo de la información en su organización.

Por lo tanto, hemos dibujado tres secuencias habituales para que si está aquejado de alguno de estos males, tome la medicina adecuada de inmediato: consuman una buena dosis de gestión documental inteligente.

1- No estaba en la mesa. ¿Estará en la estantería? Si anda todo el día preguntándose dónde está su información, es que el peligro le acecha.

2- Extravíos innecesarios. Las pérdidas de información son el mal más común en las empresas de hoy.

3- Mesas llenas de papel y estanterías hasta arriba de archivos. Hoy en día, resulta poco cómodo, entrar en una empresa y que esté llena de papel por todos lados.

Por lo tanto: apuesten sin tapujos por la gestión documental inteligente. Ganará en eficacia y en productividad y sobre todo evitará mucho surrealismo en su oficina.

(Fuente: blogdegestiondocumental.com)