Falsos mitos sobre la tecnología VoIP que no debes tener en cuenta

falsos mitos de VoIP

Cambiar todo un sistema de comunicación de analógico a IP dentro supone una decisión difícil, especialmente si estamos condicionados por el miedo. De este modo, aunque se trate de una mejora tecnológica que influirá positivamente en la productividad de la empresa, se puede llegar a creer que integrar todas sus comunicaciones es difícil, lento y, por tanto, caro. Al contrario, VoIP nos ofrece muchas ventajas en el ámbito empresarial y por eso queremos desmontar los falsos mitos que se han creado alrededor de ella.

1. Mala calidad de sonido

Las líneas analógicas usan una conexión de banda ancha, mientras que VoIP usa ancho de banda. ¿Qué significa esto? Cuanto mayor es el ancho de banda, mayor es la velocidad y, por tanto, se transmiten más datos. En definitiva, la calidad de sonido es mejor con VoIP y para poder disfrutarla adecuadamente también es importante disponer de un teléfono con las opciones correctas con audio HD.

2. Difícil implementación

Implementar VoIP es más sencillo de lo que se cree y existen varias soluciones eficaces y rápidas para hacerlo cuanto antes. Existen desde centrales físicas unificando todos los dispositivos de comunicación en una sola red a soluciones alojadas en la nube para una implementación más fácil.

3. Demasiado caro

Con VoIP se ahorra entre una 30-60% en la factura de telefonía de su empresa de su servicio telefónico, ya que las tarifas y costes mensuales del servicio son más bajos. Además, con la telefonía IP se suprimen recursos innecesarios, pudiendo integrar voz, vídeo, email e incluso fax, para los que se resisten a dejar de usarlo.

4. No es para pymes

Los propietarios de las pymes suelen pensar que la tecnología VoIP se ha creado para grandes empresas, sin embargo, una de las ventajas que ofrece es su flexibilidad y escalabilidad. Cualquier empresa del tipo que sea puede beneficiarse de esta tecnología recibiendo varias llamadas simultáneamente, optimizando los flujos de trabajo y aumentando la productividad. Además, es una solución ideal para aquellas empresas que tienen trabajadores en otros lugares, al poder añadir móviles o poder conectarse en remoto en la misma red y con la mismas funcionalidades que los trabajadores que se encuentran físicamente en la empresa.

5. Es nueva y poco confiable

La tecnología VoIP nació a mediados de los 90 y maduró en las últimas décadas y sus grandes avances la convertirán en un elemento fundamental para las comunicaciones de las empresas.

Son muchas ya las que la están adoptando, si no quieres quedarte atrás, consúltanos.