Microsoft acerca los datos de sus clientes europeos

Todos podemos comprender la importancia que tiene la privacidad para los ciudadanos de a pie. Otra cosa es el espionaje de países vecinos. No sorprende, por lo tanto, la iniciativa anunciada esta semana por el grupo estadounidense Microsoft: permitir a los europeos almacenar su información de Internet más cerca de su casa. Edward Snowden lo ha hecho posible: las revelaciones en 2013 del ex analista de la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU. (NSA) demostraron la frágil seguridad de la información de los usuarios ya que la legislación estadounidense antepone sin limitaciones la seguridad nacional al derecho a la intimidad. Microsoft se convierte a así en la primera compañía estadounidense con centros de almacenamiento de datos cerca de sus clientes.

El grupo estadounidense almacenará los datos de sus clientes europeos en dos centros en Alemania. Todos los datos de los clientes se quedarán exclusivamente en Alemania. Estos centros de datos, asegurarán que la información de los clientes permanezca en Alemania y que una empresa alemana controle el acceso a los datos en concordancia con la ley alemana. Además, con el apoyo de T-Systems, los clientes de Microsoft podrán elegir el nivel de protección que cumple con los requerimientos de los clientes alemanes y de muchos clientes del sector público.

Según declaró en Octubre el Tribunal de Luxemburgo, EE.UU. no garantiza un nivel de protección adecuado de la información de los usuarios que las grandes compañías de Silicon Valley transfieren desde Europa. Ahora la propuesta de Microsoft significa que en la práctica que cuando autoridades estadounidenses quieran acceder a esa información deberán solicitarlo a las autoridades alemanas, que cuentan con estrictas leyes de privacidad. Lo anterior podría modificar el modelo de negocio de la industria tecnológica ya que otras grandes empresas pueden verse obligadas a ofrecer servicios similares a sus clientes. Los nuevos centros de datos empezarán a operar a fines de 2016.