No todo lo que se dice sobre la transformación digital es verdad

Son muchas las falsas creencias que han surgido en el entorno empresarial, usando la transformación digital como caldo de cultivo. Por eso queremos aclarar qué es verdad y que no, para evitar cualquier malentendido que puede ocasionar algún problema para las pymes.

 

Lo más importante no es la tecnología, son las personas.

Es un error muy habitual pensar que la tecnología es el fin y no el medio. La transformación digital es un fenómeno que tiene como objetivo fundamental ayudar a las personas, usando el potencial de la tecnología. Esta es por y para ellas.

No es suficiente contar con tecnología para ser digital.

Las empresas no se transforman digitalmente implantando mejoras tecnológicas, también hay que saber cómo optimizarlas. Por ejemplo, no sirve de nada tener el más avanzado sistema de atención al cliente, sin unos empleados que puedan sacarle el mayor rendimiento. Por eso la transformación digital es algo más: supone un cambio en la cultura empresarial de cualquier empresa. Por tanto, resulta necesario formar adecuadamente a todo el equipo humano en este aspecto.

verdad transformación digital

Digitalizarse no solo es estar en internet.

Se cree erróneamente que una pyme se ha digitalizado cuando posee una web atractiva y una alta actividad en redes sociales. Sin embargo, esto solo abarca el área de la comunicación de los muchos que forman la estructura de una empresa. La transformación digital lo alcanza todo.

Lo off-line también cuenta.

No solo nos referimos a que es compatible con lo on-line, sino que la transformación digital también supone un cambio en algunos procesos off-line. Si se desatiende ese ámbito y solo se pone atención a lo digital, el fracaso estará asegurado. Por ejemplo, no es suficiente con almacenar datos sobre los clientes para fidelizarlos, también es necesario establecer nuevos modelos para relacionarse con ellos.

No se trata de empezar desde cero.

La finalidad de la transformación digital no es acabar con todo, si no optimizar lo que ya existe. Se trata de reorganizar procesos y equipos de trabajo, y solo en algunos casos el cambio debe hacerse de raíz.

Tampoco supone un recorte de personal.

Existe la exagerada creencia de que lo digital sustituirá a las personas, pero lo cierto es que no es sinónimo de despido. Al contrario, puede llegar a generar más empleo. Un cambio en el modelo de negocio de una empresa puede dar pie a la necesidad de disponer de más empleados. En cualquier caso, siempre se puede reorganizar el personal ya existente, para cubrir los nuevos perfiles que surjan con la transformación digital.

La tecnología no es cara.

No digitalizarse lo es mucho más por lo general. De hecho, al optimizar procesos de trabajo que aumentan la productividad, la transformación digital acaba suponiendo un importante ahorro de costes.

No solo es para nativos digitales.

La transformación digital no entiende de edades, sino de personas con capacidad de liderar equipos y saber cómo implicarlos en este proceso.

 

En definitiva, no dejes que te alarmen con opiniones meramente subjetivas sobre la transformación digital. Si incluso así tienes dudas, en Spetel te asesoramos sobre las soluciones tecnológicas más idóneas para tu empresa.

 

Fuente: www.eleconomista.es