¿Para qué tipo de empresa es adecuada una central virtual?

Ya sabemos que una central virtual es un sistema de telefonía almacenado en la nube, al que la empresa accede a través de Internet. ¿Pero cuándo debemos elegirla frente a una central telefónica física?.

Una de las principales ventajas de la central virtual es que se instala fácilmente, ya que no requiere equipamiento. Esto implica también menos costes de instalación. Por eso, resulta una opción adecuada para aquellos autónomos y pymes que no pueden realizar una gran inversión, pero desean actualizar su sistema de comunicaciones a una solución profesional:

  •     central virtualIdentificación de llamada entrante
  •     Llamada directa a extensión mediante
  •     Marcación abreviada
  •     Mensaje de bienvenida personalizable con selección de departamento
  •     Música en espera
  •     Buzón de voz personal (los mensajes se notifican a través de email)
  •     Buzón fuera de horario mediante calendario
  •     Aviso de no molestar
  •     Bloqueo de llamadas salientes por extensión
  •     Captura de llamada por extensión o por grupo
  •     Función Sígueme
  •     Desvío inteligente (ocupado, no contesta, siempre, línea no disponible)
  •     Desvío Avanzado por calendario
  •     Modo día y modo noche
  •     Informe de llamadas
  •     Activación de prestaciones por código
  •     Monitorear registro extensiones

Todas estas funciones se pueden completar con un servicio de gestión de colas, multiconferencias, grabación de llamadas y estadísticas.

Por otro lado, la central virtual también supone un ahorro en llamadas, ya que ofrece la oportunidad de acogerse a tarifas planas a precios muy competitivos, tanto a nivel nacional como internacional, así como móvil. De esta manera, no solo permite a la empresa trabajar desde cualquier sitio con acceso a Internet, si no que también le da la posibilidad a autónomos y pymes de contar con empleados, clientes o proveedores fuera de España, sin gastar más en su factura de teléfono.

Al alojarse en la nube, también se trata de una solución en comunicaciones que nos permite escalabilidad y ser totalmente flexibles, cuando la empresa lo necesite, eliminando o añadiendo extensiones. La finalidad es que la central virtual se adapte exactamente a sus necesidades particulares y concretas de cada momento.

En definitiva, si tenemos en cuenta todo lo comentado, la central virtual se convierte en la solución más idónea para autónomos y pymes con poco empleados. En empresas con un tamaño medio-grande,  recomendamos una central telefónica IP. En estos casos, es necesario unas prestaciones técnicas más exigentes, para darles un buena calidad de servicio.

En Spetel te ayudamos asesorándote con la mejor opción para tu empresa, sin compromiso. ¡Consultános!